¿Debemos defender la Biblia?

Recuerdo muchos debates en donde participaron testigos de Jehová, evangélicos, ateos, agnósticos, musulmanes, etc. En parte por ese tipo de situaciones, es importante que formemos criterio y buenas bases, máxime en este mundo tan lleno de corrientes ideológicas.

El punto principal de prepararse no debe de ser el discutir. Si no las decisiones, bases y principios que tendremos en el día a día. Sin embargo, sí debemos de dar razón de lo que creemos, si se nos solicita. Con respeto y amor. Este artículo pretende, basado en los datos, inspirar el que formes algunas herramientas básicas para defender tu fundamento.

La Biblia

Ningún otro libro llamado sagrado tiene la evidencia arqueológica, científica, psicológica, matemática e histórica que posee la Biblia. Además, ningún historiador serio pone en duda la existencia de la persona histórica de Jesús, alrededor de quien giran las Escrituras y en quien se cumplieron tan diversas profecías.

Sin embargo, estamos en una era llena de mentiras que procuran dejar de lado la Palabra de Dios y restarle la importancia que amerita un manual de vida dado por nuestro Diseñador y Creador.

Este artículo pretende ser una motivación para investigar cada vez más, para poder presentar defensa con conocimiento, acerca de la fe que está en nosotros los hijos de Dios.

Nuestra responsabilidad

Estamos llamados a explicar la esperanza que mora en nosotros. Dice en 1° Pedro 3:15: “sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

Una de nuestras obligaciones es explicar lo que creemos y el porqué. Sabemos lo sobrenatural de lo que hemos sentido y de lo que Dios ha hecho en nosotros. Y el Espíritu es quien convence, no nosotros. Sin embargo, la Escritura nos llama a presentar defensa, aunque sin caer en palabrerías.

Por lo tanto, a continación enlistaré una serie de argumentos que pueden ayudarnos. Pretendo que sirvan simplemente de guía básica. Es tu responsabilidad investigar más a fondo sobre la evidencia científica del creacionismo, sobre eventos sobrenaturales documentados o sobre argumentos filosóficos como el aún irrefutado argumento cosmológico “kalam”, el cual argumenta que todas las cosas existentes requieren una causa. Nada se puede crear de la nada. Y la causa final a la que apunta todo, se parece bastante a Dios.

Algunos de los argumentos disponibles

Los rollos del mar muerto

Antes de entrar en argumentos lógicos, estableceremos que las escrituras que defenderemos efectivamente son antiguas. Esto porque muchos de los textos originales se fueron perdiendo con el tiempo. Sucede que el hallazgo en 1947 de los rollos del mar muerto y las traducciones que se han ido haciendo de estos (aún no completan, pues es un proceso muy largo), dan fe de que los textos actuales de las sagradas escrituras son fidedignos y muy fieles a los originales.

En los rollos del mar muerto habían, entre otras cosas, copias muy antiguas de casi todos los libros del antiguo testamento, que datan de incluso bastante tiempo antes del año cero. ¡Son textos de más de dos mil años! Y son una prueba de que las sagradas escrituras que llegaron a nosotros, son bastante fieles a los textos originales. Lo cual por cierto es casi milagroso.

Los códigos en el texto original:

Diferentes estudios, desde los años 90´s, han encontrado complejos códigos en los textos hebreos originales. Estos códigos profetizan la venida del mesías, así como diversos acontecimientos históricos incluso modernos. Hablamos de códigos matemáticos que solo con las poderosas computadores de nuestros tiempos han comenzado a poder interpretarse. Una obra así solo podría ser por la mano de una inteligencia mucho más avanzada que la de simples pastores de la edad de bronce.

La ciencia es buena y dada por Dios. Pero dentro de los movimientos científicos siempre ha nacido pseudociencia. Mejor dicho, ideas que pretenden ser ciencia pero no lo son. Esta pseudociencia está basada en suposiciones no comprobables.  Esta ha recibido un nivel inmerecido causado por algunas corrientes naturalistas, en un antiguo e injustificado afán por sacar a Dios de la ecuación, deseo que ya posee miles de años fracasando.

La congruencia de la Palabra

Es casi una imposibilidad el que más de 60 libros, escritos por más de milenio y medio por hombres tan diferentes, tenga una perfecta línea de no contradicción.

Debemos de entender que la Palabra de Dios es poética, profética, científica, etc, en diferentes partes de él. Dicho esto, todas las supuestas contradicciones bíblicas, tienen sencillas refutaciones muy documentados.

Han atacado la Biblia. La acusan falsamente de contradecirse. Lo intentaron por ejemplo con el número de parejas de animales en el arca de Noé. También con quién ordenó a David hacer el censo, cuando claramente Dios permitió que Satanás instara a David a hacer un censo, para que el pueblo recordara que depende solo de Él, algo importante en sus propósitos internos. La atacaron con que Jesús no era descendiente de David (y por ende no cumplía la totalidad de las profecías antiguas acerca del Mesías) y con si la hija de Jairo ya había muerto o no.

Todos esos ataques son muy viejos y hay una enorme cantidad de documentación que los demuestra como erróneos y deja claro que no hay tales contradicciones. Lo que sí hay son nuevos descubrimientos, como la confirmación por otra fuente (arqueológica, en este caso) de la existencia del rey David y lo de que sí sucedió la lluvia de fuego sobre Sodoma y Gomorra (el documental de Discovery).

El ADN:

Ahora hablemos del ácido desoxirribonucleico…

Nuestro código fuente

Un sitio Web comparte un alto porcentaje de su código fuente, de su esencia lógica más profunda, con la mayoría de otros sitios Web. También pasa eso con las aplicaciones de celular. Lo menciono porque soy programador y he aprendido con ello a comprender mejor la creación de Dios, al Él permitirme también el crear y programar cosas.

El ADN, así como casi todo en el universo, lo puedo ver desde una perspectiva de programador. Funciona como códigos fuente. Por ello admiro mucho al Supremo Programador que hizo que todo funcionara, pese a que apenas empiezo a dimensionar su asombrosa complejidad.

Él hizo que muchos seres compartieran mucho ADN, para reutilizar desarrollos que estaban bien, al igual que hacemos los programadores. Es difícil imaginar el cómo la casualidad puede programar una aplicación como en la que lees esto.

Diseño inteligente

Este sistema de que todo parece estar inteligentemente programado, lo veo desde el nivel subatómico, hasta en los astros. También lo veo en la Palabra de Dios.  Miles de años antes de que el hombre descubriera el ADN, en el Génesis ya Dios explicaba las especies, herencias y genes. Al igual que con muchos otros descubrimientos modernos.

¡En la naturaleza hay diseños tan perfectos! En demasiados casos es imposible que la selección natural permitiera las etapas previas como una ventaja evolutiva, sin tener conocimiento de cuál iba a ser el resultado actual de esa evolución.

En muchos seres vivos vemos partes complementarias que deben que haberse diseñado con una coordinación y planificación absurdamente perfecta. El que sus etapas supuestamente previas tengan algún sentido práctico para un ser vivo, sin saber cual sería el resultado millones de años después, no es algo lógico ni compatible con las corrientes naturalistas predominantes en la comunidad científica actual. Se requiere un diseño inteligente para ello.

No puedes crear todas las piezas de un iPhone de la casualidad -además de cada una de sus apps- e integrarlas en una forma funcional, si no hubo una planificación previa. Ni siquiera con una bicicleta. Necesitan de un diseñador para que cada una de sus piezas tenga sentido.

El otro día tuvimos una conferencia sobre este tema del diseño inteligente de los seres vivos. Acá la parte inicial y la parte final de una de las charlas que nos brindó este científico norteamericano. Les invito a ver ambas. La charla está completa y es dada por un experto del tema.

La sabiduría de la Palabra

Casi 2000 antes de saber sobre la existencia de los cromosomas y el ADN, con su 2° Adán nuestro Diseñador procuró limpiar nuestro ADN. En parte por ello Jesús no podía ser hijo de un hombre, dados los cromosomas masculinos, además terminados de corromper desde el Génesis por las procreaciones indebidas.

Hay otras evidencias de la sabiduría de Dios en su Palabra. Como el de los caminos en el mar. También el que desde hace más de 2000 años la Palabra ya nos decía que la tierra era redonda, mucho antes que Galileo. Esto está en Isaías 40:22: “El está sentado sobre el círculo de la tierra”.

También me llaman la atención los consejos sanitarios y alimenticios tan adelantados a su época. 3000 mil años más antiguos que el descubrimiento del mundo microscópico. Además de principios financieros y en otras áreas.

Evolución

La teoría de la evolución. Una teoría que, para empezar, no contradice al texto original bíblico, en donde la palabra que nos tradujeron como días en realidad puede ser traducida como tiempos. Lo cierto no se han encontrado los fósiles que son la prueba de que la evolución fue tal y como dictan los evolucionistas. Y hablo de ese concepto de evolución, no de las microevoluciones. Conjeturan sobre dónde están todas las demasiadas pruebas que faltan en el registro fósil. Las muchas especies que no existen entre la lista de fósiles que se han encontrado. ¿Será porque nunca existieron?

Aún así algunos insisten en creer en que no hay forma de que puedan estar equivocados. Pese a que la comprobada segunda ley de la termodinámica propone que en un sistema aislado sin ninguna interferencia exterior, se da un incremento del caos y no del orden. Sin embargo, los naturalistas pretenden convencernos de que del caos surgieron diseños tan ordenados a como lo somos nosotros. Es como sugerir que un huracán que pase sobre una gran chatarrera, dará quizá por resultado un avión, como leí una vez.

Eso asumiendo que hablamos de millones de años. Dado que los métodos de datación modernos son, en realidad, extremada y absurdamente inexactos. Algunos piensan que sus resultados no son realmente ciencia. Mientras tanto, hay científicos que más bien defienden con evidencia que la tierra es joven (en el orden de apenas algunas decenas de miles de años, cuando mucho).

Los naturalistas tampoco me logran explicar el cómo creen posible que pasaran decenas de millones de años y, aún así, encontraran en el 2005 “Células aparentemente intactas y vasos sanguíneos que se han preservado durante 68 millones de años en el fémur y otros huesos de un dinosaurio Tyrannosaurus rex, según detallan científicos de la Universidad de Carolina del Norte”. ¿Por qué esos tejidos están en tan buen estado tras supuestamente tanto tiempo?

¿Por qué hay en civilizaciones antiguas curiosas representaciones o leyendas de seres que son extremadamente parecidos a especies muy específicas de dinosaurios? ¿Por qué ignoran a los científicos que defienden que muchos de esos fósiles son de animales que realmente fue en el diluvio en donde murieron, siendo enterrados bajo millones de toneladas de escombros?

El registro fósil está extremadamente incompleto. Muchos profesionales coinciden en que la evidencia apunta más a un diseñador común que reutilizó características en diferentes seres, que a lo que proponen los evolucionistas ateos. Los científicos creacionistas (que creen en una creación divina) tienen mucha evidencia a su favor.

La necesidad de adorar y las historias en común

Se han hecho diversos estudios sobre el innato deseo humano de trascender y de adorar a alguien superior. Como si lo trajéramos en nuestra programación.

Es claro que la historia de muchas civilizaciones lejanas está marcado por ese deseo. Esta historia se relaciona, aunque sea muy remotamente. ¿Por qué civilizaciones tan extremadamente lejanas como las de los mayas y los hebreos (y otras) hablan de tantas historias curiosamente similares de su pasado, como de catastróficas inundaciones de alcance inimaginable de las que sobrevivió un grupo de personas.

También, la generalizada necesidad humana de adorar, incluyendo en todos estos pueblos, nos lleva a preguntarnos el porqué de la necesidad humana de buscar algo superior y/o trascender. Una necesidad que no se limita –ni mucho menos- a los religiosos.

El universo, su origen y su diseño

El big bang tampoco contradice a la palabra de Dios. Aunque ahora algunos científicos hablan de un universo que siempre existió, pese a la agresiva defensa que otros dan al concepto del big bang.

Me han llamado ignorante por creer que el universo debe de requerir un diseñador inteligente que lo soñó y le puso estas leyes. A Hawking, en cambio, un genio por decir que “el universo puede y va a crearse a sí mismo de la nada”. El que vio “Dios no está muerto” sabe en qué termina esta discusión.

En todo casi, basaré mi argumento en el de un agnóstico (alguien que piensa posible la existencia de un Dios, pero como un ser lejano e impersonal). Aquí les dejo un fragmento en inglés (para que no digan que cambié nada) de lo que dijo el famoso científico (agnóstico, enfatizo, por lo cual su perspectiva no puede ser cristiana) Michio Kaku:

Inglés:

The semi – ray used by Kaku, has a few theoretical properties of these particles which are able to create the effect of the real tachyon as it is hypothesized. However, this does not work on a subatomic scale.

After conducting the tests, Kaku came to the conclusion that we live in a “Matrix”.

“I have concluded that we are in a world made by rules created by an intelligence”, he affirmed. “Believe me, everything that we call chance today won’t make sense anymore.”

And he added:

“To me it is clear that we exists in a plan which is governed by rules that were created, shaped by a universal intelligence and not by chance.”

Español:

En el primer párrafo explica uno de sus experimentos, con taquiones. En los siguientes tres dice:

Después de realizar las pruebas, Kaku llegó a la conclusión de que vivimos en una “Matriz”.

“He concluido que estamos en un mundo creado por reglas creadas por una inteligencia”, afirmó. “Créeme, todo lo que hoy llamamos casualidad ya no tendrá sentido”.

Y agregó:

“Para mí, está claro que existimos en un plan que se rige por reglas creadas, conformadas por una inteligencia universal y no por casualidad”.

Kaku no cree en el Dios judeocristiano, pero es uno de los muchos científicos que admiten que la evidencia apunta a la existencia de una Inteligencia Suprema detrás de todo este espectáculo de universo y de vida.

El problema

El problema es que muchos no quieren creer en Dios. Mucho menos admitir que lo hacen. En muchos casos porque no les conviene o por dolor.

Claro que aunque no tuvieran más opción que aceptar la Biblia como 100% real, los que están resentidos con Dios muchas veces buscarán y buscarán cómo hacer daño a su obra y herirlo. Es la misma estrategia satánica, digamos que casualmente. La mayoría conocemos al menos una persona así.

Por lo anterior, ahora algunos empiezan a decir que quizá entonces estamos dentro de una gigantesca computadora de un alien. Y cuando eso sea refutado, seguirán saliendo ideas contrarias a Dios. Ya las habían en Grecia. E incluso en Israel. Pero la verdad siempre ha terminado por imponerse, tarde o temprano. Aunque a veces a gran precio. De mártires. O de cien millones de muertes, como en la Unión Soviética.

También están los milagros que siguen sucediendo. Todos los eventos sobrenaturales ampliamente documentados. No logro entender el cómo alguien, en el siglo XXI, niega la existencia de un mundo espiritual. ¿Qué harán? ¿Llamarán impostores a todos los médicos (muchos ateos) que han diagnosticado una enfermedad incluso terminal la cual desapareció casualmente tras una oración?

Lo cierto es que si Jehová apareciera escrito, en hebreo, con estrellas en el cielo…pues dirían que esa alineación sucede cada tres mil años y que de ahí tomaron los judíos esas letras. Y bien la Palabra habla de que por su necedad, Dios permitió que muchos fueran entregados a toda clase de engaños.

Testimonio

Nuestra forma de vivir, amar y tener paz, es quizá de las mayores pruebas de la existencia de nuestro Dios. Amar, amar y amar. De eso se trata esto. De ser luz. Demostrar con nuestra vida que hay un Dios. Y recordar que, al final, no somos nosotros los que convencemos. Nuestra tarea no es el ponernos a pelear. Pero sí el crecer y el orar por los que aún no tienen el privilegio de conocer a nuestro Papito celestial.

Profecías

Las profecías bíblicas antiguas cumplidas son muchas. Jesús y el renacimiento de Israel en el tiempo predicho del siglo pasado, y muchos otros grandes eventos históricos. Por ejemplo, la forma en la cual, de todos los rincones de la tierra, serían los judios llevados a casa, tal como pasó tras la segunda guerra mundial. E iba a suceder. Justo cuando se cumpliera el tiempo. Fueron prosperados, tal como fue predicho. Incluso tuvieron los enemigos profetizados (incluyendo a Rusia y Alemania).

También la conquista de los Medo-Persas a Babilonia, en Isaías 13:17-18. La cual un día terminó por nunca ser habitada de nuevo (Isaías 13:19, 20). O, una de mis favoritas, el gran rey griego que Daniel dijo que conquistaría al imperio persa, pero que su reino se dividiría y no quedaría en manos de sus herederos (Alejandro Magno).

También recuerda cuando Malaquías dijo que el nombre de Jehová sería honrado hasta por los paganos, lo cual tiene dos mil años de cumplirse. Todos estos son eventos relacionados con los propósitos eternos de Dios, en alguna manera.

Algunos enlaces finales

Hay mucha documentación que nos puede ayudar a defender mejor nuestra fe. No olvidemos quién está con nosotros, guiándonos. Somos su remanente en esta tierra. Debemos de investigar y prepararnos, para presentar defensa. Con amor y mansedumbre.

Este artículo solo pretende refutar algunos de los principales ataques intelectuales contra la Palabra de Dios. Quiero decir que es tu responsabilidad prepararte integralmente, con ayuda de Dios, para que tu fe se mantenga fortalecida ante cualquier nueva mentira que el Enemigo ponga sobre la mesa.

Te recomiendo estudiar, por ejemplo, el susodicho argumento cosmológico “kalam”. También el estudiar seriamente teología, porque no puedes defender igual a quien no comprendes. Y hermenéutica, para que te prepares seriamente en estos temas.

Sin embargo, un evangelista de hace unos siglos confesó en su vejez que, si volviera a ser joven, invertiría mucho más tiempo en anunciar a Jesús a los musulmanes humildes y menos en discutir con los orgullosos eruditos.

Enseña este tipo de herramientas a los demás. Un buen libro es Evidencias de la Biblia, del Dr. Armando Alducín. Acá, de regalo, les dejo algunos artículos que presentan evidencias científicas que coinciden con la Palabra de Dios. Lean e investiguen más. Estén preparados.

 

7 agosto, 2019

0 respuestas en "¿Debemos defender la Biblia?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2017-2019 MyBlessU by Design Solutions CR. Todos los derechos reservados. Con Respaldo de CRDigital e IRCU